¿La corrupción empieza en casa?

¿La corrupción empieza en casa?
El estar bien informado ayuda a tomar mejores decisiones

A veces es sutil y desapercibido, pero le enseñamos a los niños a que se pongan el cinturón de seguridad no por su bienestar, sino porque hay un policía de tránsito cerca.

Entonces leamos esto:

He conocido funcionarios públicos y empresarios honestos, transparentes y verdaderos líderes, sin embargo, también he escuchado de las trampas para ganar licitaciones, los términos de referencia acomodados, las solicitudes de dinero de los de tesorería para agilizar las cuentas, las propuestas indecorosas de porcentajes a cambio de ganarse un contrato y en general un sin número de expresiones de cómo estamos como país; también podemos ponerlo en términos más sutiles y hablar de gestores comerciales que cobran por su “gestión” o por presentar el “contacto”, pues en la medida que nuestro narcisismo nos permite pensar que las normas solo se aplican para otros y que tenemos el derecho de saltarlas, flexibilizarlas o acomodarlas, naturalizamos la corrupción y la volvemos parte de la cotidianidad. 

Una cosa es la labor comercial, representativa o de relaciones publicas y otra muy distinta la del promotor de corrupción.

Pero quejarnos y hablar mal de la corrupción no cambia nada; tal vez debamos ir al principio de las cosas y revisar qué tan honestos somos en casa. A veces es sutil y desapercibido, pero le enseñamos a los niños a que se pongan el cinturón de seguridad no por su bienestar, sino porque hay un policía de tránsito cerca, les pedimos que mientan por nosotros y digan en el teléfono que no estamos, les contamos con orgullo de las trampas que hicimos en el colegio, nos pasamos los semáforos en rojo, nos parqueamos en donde está prohibido y les decimos que si ven un policía nos avisen; en síntesis, les enseñamos que "en la vida hay que ser vivo mijito". Contamos con el ego ensanchado cómo sobornamos al de tránsito, les damos excusas para que se salven de responsabilidades del colegio e incluso nos asociamos con ellos para que el otro padre no se entere de ciertas cosas. ¡Tenemos nuestro secretito de amigos!

Les damos alcohol a los menores de edad sabiendo que es ilegal, mentimos con frialdad delante de ellos, aparentamos ante los demás que todo es perfecto y en algunos casos, cuando van creciendo, les enseñamos a evadir impuestos, como si fuera algo natural esconder las cosas. Salimos y decimos públicamente que el problema de la deshonestidad es que te descubran o que la corrupción es inherente al peruano

Voz Anónima.



Publicado: 2019-03-14 19:33:39 Visitado: 29

Promociónala en las redes sociales

Copiar y pegar el link para compartir


Comparte el link con los botones

Opinión politica 2019

DESCARGA LA APP DE LA COPA AMÉRICA 2019

Para seguir a nuestra selección

ENCUESTAS DE CANDIDATOS BUSCADOR DE CANDIDATOS COMPARA CANDIDATOS ALBÚM DE CANDIDATOS ELECTORES POR REGIONES Logo Peru Voto informado